La odisea de la papa

2018-07-25

Este articulo sobre la papa cuenta una historia, un viaje poblado de coloridos personajes: todo empieza con el dios Apu, seguimos con los conquistadores españoles, los piratas europeos, Van Gogh … Veremos en este mito de la papa sus aleas tras los años transcurridos, y su importancia hoy en la gastronomía peruana.

Todo empieza cerca del lago Titicaca, en la región de Andahuaylas como lo cuenta el inicio de una leyenda cruel. Los malos dueños de las tierras estaban matando de hambre a su pueblo, disminuyendo drásticamente las raciones de quínoa. Sin embargo, las oraciones de los pobladores fueron oídas por el dios de la montaña Apu, quien rápidamente hizo crecer flores cuyos frutos todos podrían comer. Viendo eso, los dueños, furiosos, destrozaron cada flor. Apu era un dios muy astuto, entonces dijo a sus fieles de excavar las raíces de estas flores destrozadas: así los campesinos descubrieron la papa. Desde aquel día hace 7 000 años, se cosechan las papas, la primera variedad se llama Solanum Teboerosum. Vivió feliz y tuvo muchos niño como en los cuentos, ya que dio luz a cerca de 4 000 otras variedades de papas hasta hoy. 

Ahora regresamos a nuestro cuento, con un pequeño salto adelante en el tiempo. Los españoles conquistaron Latinoamérica, y trajeron con ellos en Europa, o en las naves de otros corsarios nuestras famosas papas. Este alimento conoció un éxito espectacular y llego a ser rápido de una importancia crucial para algunos países. Las piratas de John Hawkins la llevaron a Irlanda, y la isla adoptó totalmente este alimento. Hasta tal punto que cuando llegó la temida phytophtora, bacteria matadora de papas, Irlanda no pudo aguantarlo y el país entero cayó en la hambruna más importante de Europa, de la misma intensidad trágica que el pueblo de Andahuaylas. 

En esta misma época, en Europa, la papa era considerada el plato típico de los pobres, un alimento más accesible y llenador. Aún Vincent Van Gogh se inspiró de estas escenas cotidianas para pintar “Los comedores de papas”, mostrando la dificultad de la vida campesina en el siglo XIX.

Después de estas escenas negras, la papa siguió escribiendo su historia. Y sus numerosos usos en la cocina contribuyeron al nuevo éxito gastronómico del Perú que conocemos hoy. A menudo considerada como un simple acompañamiento en los platos, la papa desempeña hoy un papel más importante hasta en los más grandes restaurantes. Llegó a ser el alimento imprescindible en numerosos platos típicos peruanos como la papa a la huancaina, la causa, la papa rellena y mucho más. En los andes peruanos, un refrigerio típico es una papa (generalmente la “papa huayro” o la “papa amarilla”) con un trozo de queso seco, ¡qué rico!

Se dice que existen en el mundo cerca de 4 000 variedades de papas de las cuales 3 000 se encuentran en Perú! Por eso en el país el 30 de Mayo fue proclamado día nacional de la papa .Y el organismo del ONU declaró, después de que Perú lo solicitó, 2008 siendo el año internacional de la papa.

Para terminar, la cosecha de las papas merece la pena, ya que aún hoy, muchos agricultores andinos viven de los recursos que aporta. Si la papa permite a tanta gente vivir de sus cosechas, si satisface tantos aficionados de cocina en el mundo, es precisamente porque su auge sigue permaneciendo desde hace todo este tiempo; desde el milagro del dios de la montaña Apu, nuestra papa no terminó de mostrar su importancia.